¿Tu entrenamiento de glúteos no está dando resultados?

Si deseas tener unos glúteos de infarto, hay algunos ejercicios que no pueden faltar en tu entrenamiento como las sentadillas, burpees y lunges. Sin embargo, es probable que estés entrenando más de lo debido pero sin obtener buenos resultados. Por lo tanto, es importante que aprendas a corregir estos errores que solemos cometer en un entrenamiento de glúteos. En esta nota te diremos qué ejercicios no se deben hacer.

Entrenar solamente glúteos: Aunque desees mejorar esa zona en particular, no debes olvidarte de los demás grupos musculares que los rodean como las piernas, el abdomen o la espalda. Incluso los ejercicios más eficaces para tonificar los glúteos como las sentadillas, implican que se activen los isquiotibiales, el erector de la columna, el glúteo mayor y los cuádriceps. Por tal motivo, para lograr unos glúteos de acero, precisas tener el tronco y las piernas fuertes.

Usas mucho peso: Uno de los errores más frecuentes al hacer sentadillas es usar mucho más peso del que nuestro cuerpo tolera; pues esto hará que no flexiones bien las rodillas y que, en vez de que nuestros glúteos trabajen, sean los lumbares quienes se esfuercen, pudiendo llegar a generar una lesión. Utiliza un peso que te permita hacer entre 12 y 15 repeticiones sin que te esfuerces demasiado o sufras de dolores.

No variar la rutina: Si no incluyes ejercicios nuevos en tu rutina no solo la harás aburrida sino también harás que los músculos queden estancados y, por ende, no progresen. Hacer todo el tiempo el mismo ejercicio provocará que los glúteos no trabajen bien, por lo que si incrementas tu rango de movimientos e intensidad, las fibras trabajarán mucho más haciendo que los músculos se desarrollen mejor y más rápido.

 

Comments

comments