¿Qué cualidades debemos buscar en un entrenador?

Por: Mariana Viale – Entrenadora de CrossFit

Hace algunos meses tuve la oportunidad de hacer el Curso de Nivel 2 de CrossFit el cual está enfocado en desarrollar las habilidades de un entrenador. Esta increíble experiencia de dos días, rodeada de excelentes instructores del Perú y algunos de fuera, me trajo a la cabeza una pregunta que me resultó en ese momento difícil de responder.  Anduve preguntando por allí, hice mi pequeño “focus group”, algo de “brainstorming” también y logré aclarar algunas ideas.

Mi pregunta en ese momento fue… ¿qué cualidades debemos buscar en un entrenador?

Obvio que las primeras ideas que vinieron a mi cabeza fueron conocimientos, experiencia, disciplina, honestidad, organización, todas cualidades propias de todo buen entrenador, pero ¿es eso lo que los hace diferentes de los demás? En una actividad tan exigente (y nueva) como CrossFit, ¿es sólo eso lo que necesitamos?

Está claro que todos buscamos entrenadores preparados ya que de nada nos sirve invertir en nosotros si es que nuestro instructor no conoce de la actividad que realizamos o el deporte que queremos aprender. Podríamos intentar durante años y nunca veríamos avances sin una adecuada programación o también corremos el riesgo de lesionarnos o sobrecargarnos, pero siendo CrossFit una actividad donde la intensidad y las emociones desempeñan un rol muy importante en el desarrollo de todo alumno, me pareció importante resaltar algunas cualidades más.

Humildad. Todo entrenador necesita ser humilde para entender y reconocer que no son dueños de la verdad y que muchas veces los alumnos los ponen a prueba con preguntas que no saben responder en el momento. Entonces es importante dar un paso atrás para seguir investigando y ampliando conocimientos. No hay nada más gratificante que crear un vínculo de crecimiento mutuo atleta/entrenador en donde uno enseña pero dos aprenden.

Empatía. La empatía para poder crear un ambiente donde los alumnos sientan ganas de seguir aprendiendo y mejorando al margen de los días buenos o malos. Esto sólo se logra colocando sus necesidades por delante de las propias. Todo entrenador necesita aprender a escuchar y observar para poder así conocer las capacidades de cada individuo y poder plantear objetivos reales.

Motivación. La motivación para transmitir sus conocimientos y para transformar la vida de las personas que confían en ellos. Esta tarea no es difícil pero es una tarea que los obliga a entregar ese 110%  todos los días cuando dictan una clase. No hay malestar físico ni día malo cuando el compromiso del entrenador es que esa hora sea la mejor del día.

Y he dejado por último (pero no por eso menos importante) a la Inspiración. La inspiración que transmite un entrenador que ama lo que hace, que muestra pasión y busca constantemente mejorar, ya sea en el aspecto técnico como en el aspecto personal.  Porque no hay nada más inspirador que una persona común en búsqueda de la excelencia.

Comments

comments