Incluye las zancadas en tu rutina de ejercicio

Las zancadas o también conocidas como lunges, es un ejercicio excelente que permite trabajar ambas piernas de forma distinta.  Los beneficios de hacer zancadas van más allá de los asociados a un ejercicio que nos sirva para tonificar masa muscular, dado que involucra grandes grupos musculares como los cuádriceps e isquiotibiales, así como el glúteo, dando un esfuerzo importante a nivel cardiorrespiratorio haciendo de este ejercicio ideal para ponerse en forma.  

Pero antes de explicar cómo se deben de realizar las zancadas, te advertiremos que es fundamental una buena técnica de ejecución, debido a la fuerza que se someten  las rodillas. Apoyar incorrectamente los pies y las rodillas al hacer el ejercicio, o desplazar el cuerpo hacia delante, puede pasarnos factura a largo plazo dañando seriamente nuestras articulaciones.

¿Cómo se deben hacer las zancadas?

Paso 1: Colocar el tronco erguido.

Paso 2: Dar un paso hacia delante, doblando las dos piernas hasta que la rodilla de atrás consiga tocar el suelo, y ambas rodillas estén dobladas a un ángulo de 90 grados.

Paso 3: Subir y bajar unas 15 veces, luego colocar la pierna que permanecía atrás hacia adelante y hacer lo mismo con la otra.

Aunque las zancadas son un ejercicio excelente para conseguir resultados, debemos combinarla con otro tipo de ejercicios diferentes para trabajar otras diferentes partes de nuestro cuerpo, como por ejemplo, encajarlas a la perfección con las sentadillas en una rutina de entrenamiento para piernas y glúteos para un mejor resultado.

Comments

comments