Beneficios de subir y bajar cuestas corriendo

Los entrenamientos que incluyen subir y bajar cuestas son importantes para la preparación de cualquier carrera, especialmente si es en montaña, o si es de larga distancia.

Si realizamos series de ejercicios combinados una vez por semana, nos ayudará a tomar control de nuestro cuerpo y a prepararnos para los kilómetros que correremos en una eventual maratón.

Fortaleza muscular

Al correr cuesta arriba desarrollamos resistencia y fuerza muscular, los músculos principales del organismo deben trabajar más duro para impulsar tu cuerpo. Si subes una pendiente, esta implicará a tus glúteos, los isquiotibiales, los cuádriceps, los gemelos y el centro y la parte superior del cuerpo, de forma similar al entrenamiento con pesas que permite desarrollar mayor masa muscular.

Resistencia cardiovascular

Correr cuesta arriba fortalece el sistema cardiovascular, aquí trabajan los pulmones y el corazón, como resultado obtenemos una mayor eficiencia al tener que soportar la exigencia de subir una pendiente.

Además, requiere más esfuerzo cardíaco, lo que obliga al corazón a fortalecerse a lo largo del entrenamiento.

Pérdida de peso

Al correr cuesta arriba quemamos más calorías que corriendo de manera tradicional. Hay estudios que sugieren que una persona de 70 kilos que corre durante una hora quema 563 calorías, mientras que corriendo cuesta arriba quemaría 1.056, ¡casi el doble!


Reducción de lesiones

Obtienes el máximo efecto del entrenamiento con el mínimo riesgo de lesiones, debido a que en la pendiente el paso es más corto, esto permite disminuir el impacto sobre el cuerpo, ayudando a fortalecer los huesos y el sistema esquelético en general.

Entrenar con moderación

Ahora que sabemos que correr cuesta arriba nos trae muchos beneficios, es importante que sepas que debes practicarlo con moderación. Realiza este ejercicio un máximo de dos o tres veces por semana, para darle tiempo de recuperación a tu cuerpo.

Comments

comments